Economía circular: las 8 mentiras que debes conocer

COMPÁRTELO EN REDES

La buena noticia es que la economía circular está de moda. La mala, es que parece que solo es una moda. Y, para poder aterrizar (nunca mejor dicho) el concepto, queremos poner en este artículo algunos de los mitos y leyendas que la envuelven para que podamos convertir una propuesta imprescindible en una realidad cotidiana.

La idea es reflexionar sobre los puntos que vamos a enumerar para que podamos ir cambiando paradigmas. Los cambios culturales son lentos pero necesarios, nuestra generación se encuentra en un momento de responsabilidad histórica con las personas que nos seguirán. Para eso necesitamos reflexionar sobre algunos conceptos:

1. Ecología = Economía circular (parcialmente falso)

Parcialmente falso. En realidad, ambos términos tienen la misma raíz griega: Oikos que significa “casa u hogar”. En este sentido, el concepto de ecología es mucho más amplio que el de economía circular. Mientras que en la ecología podemos englobar todo lo que tiene que ver con nuestro ambiente, en el sentido más amplio, la economía circular aspira a dar respuestas que permitan un sistema de gestión, producción e intercambio sostenible y sustentable.

2. La economía circular es una tendencia reciente. (parcialmente falso)

Parcialmente falso. Aunque el concepto es novedoso, la verdad es que la economía circular parte de la coexistencia virtuosa entre el ser humano y su entorno. En este sentido, la mayoría de los 150.000 años de la existencia del Homo Sapiens hemos actuado en la lógica de la naturaleza. Los excesos se han ido dando, de manera puntual, en algunos lugares y momentos de la historia, pero prácticamente el contexto predatorio en el que estamos tiene menos de 100 años. Es decir, en realidad hemos podido ser circulares la mayor parte de nuestra historia. Esto ha llevado al siguiente mito.

3. Se trata de un cambio muy costoso. (completamente falso)

Falso. La transición de una economía lineal a una economía circular exige una inversión en tiempo y dinero importante, pero los resultados en el medio, largo o incluso el corto, demuestran que son altamente rentables.
Hay tres importantes ejes para avalar esta afirmación: por un lado, los ahorros son muy importantes (particularmente los energéticos). En segundo lugar, al alargar la vida de los productos o crear nuevos, hace que seamos innovadores y más propositivos. Por último, existimos un grupo de personas que estamos dispuestos a pagar más por productos o servicios de empresas comprometidas con el medio ambiente.

La economía circular está cada vez más presente en los procesos de las empresas y, para ello, se buscan más perfiles relacionados con la transición ecológica.
La economía circular está cada vez más presente en los procesos de las empresas y, para ello, se buscan más perfiles relacionados con la transición ecológica.

4. La economía circular se trata de gestionar la “basura”. (parcialmente falso)

Parcialmente falso. En realidad, en la Earth & Life University creemos que la basura no existe. Simplemente es una cosa que no está en el lugar correcto en el tiempo preciso, y mediante el talento y la innovación debemos de darle valor. La biotecnología, la ingeniería o la creatividad forman parte de la economía circular, convirtiéndola en una de las actividades más apasionantes que podemos realizar.

5. Su implementación sólo requiere de políticas públicas. (parcialmente falso)

Parcialmente falso. Si bien es cierto que el apoyo público tanto en el ámbito normativo como de políticas es toral, también requiere de un cambio cultural de la ciudadanía en general y de las empresas en particular. Por eso hay que poner el acento en los cambios de mentalidad globales y un trabajo colectivo, holístico e incluyente de todxs.

6. No se puede enseñar la economía circular. (completamente falso)

Falso. La economía circular, como materia de estudio, requiere de un esfuerzo importante ya que implica el conocimiento inter y transdisciplinario, desde la biología hasta el marketing, pasando por arquitectura e ingeniería. Ya existen instituciones educativas que estamos proponiendo programas de estudio porque son cada vez más necesarios

7. Debemos de seguir los modelos actuales de economía circular. (completamente falso)

Falso. Hay mucho que investigar y aprender de los modelos organizativos: la economía azul, la biomímesis, la ecología industrial son algunos paradigmas que se han ido creando. Uno de los mayores retos es lograr más modelos que provengan de latitudes diferentes a las europeas, con lógicas diferentes: por ejemplo la realidad mexicana y latinoamericana, de alta riqueza ecológica y menor desarrollo industrial, la complejidad de la africana, o la asiática con una lógica poblacional mucho más compleja.

8. La economía circular es opcional. (completamente falso)

Totalmente falso. Los recursos planetarios se están agotando y los cambios climáticos y físicos de nuestro entorno están cada vez más acelerados. En cien años nuestra población se ha multiplicado por ocho y nuestra capacidad de consumo por 80. Este conocimiento es un ejercicio de responsabilidad enorme. Podemos ser conscientes de esta realidad o no. Pero tenemos un planeta único en el universo.
O actuamos ahora o no habrá un después. Es responsabilidad de todxs, cada unx desde su conciencia.

Existe actualmente amplia bibliografía desarrollando el potencial de la economía circular para alcanzar los objetivos de crecimiento económico, creación de trabajo y reducción de impactos ambientales que preocupan a los responsables políticos.
Actualmente, existe una amplia bibliografía desarrollando el potencial de la economía circular para alcanzar los objetivos de crecimiento económico, creación de trabajo y reducción de impactos ambientales que preocupan a los responsables políticos.

Somos muchas personas quienes queremos de corazón generar el cambio que se requiere, pero no las suficientes.

Todavía.

Estamos seguros de que muchas ideas de este artículo ya las sabías, pero a veces es importante recordarlo. Las personas hemos sido capaces de crear grandes inventos para dominar a la naturaleza. Ahora es imprescindible que apliquemos nuestros recursos intelectuales y económicos a cuidar a quien nos ha dado todo: La Tierra.


¡Gracias por leernos!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚNETE A REPUEBLO

Recibe quincenalmente las noticias más destacadas de innovación, sostenibilidad y desarrollo rural

¡Gracias! Ya te has suscrito.