Baena: un oasis olivarero para los nuevos tiempos

Desde hace bastante tiempo se viene demandando en nuestro país la necesidad de impulsar medidas que favorezcan el teletrabajo, dado que se entiende como una herramienta que podría ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas que elijan esa modalidad, facilitando la conciliación laboral y familiar. Sin embargo, legisladores y responsables públicos no habían sido conscientes de la necesidad de abordar una regulación urgente del mismo hasta que la pandemia cambió nuestra vida.

El confinamiento ha hecho que determinadas instituciones y organizaciones empresariales se planteen el modo de organizar sus empresas justo cuando arraigaba en el debate político la preocupación por el despoblamiento, el mundo rural y la España vaciada. 

Como responsable política que procede de ese mundo rural, propio de la Andalucía de interior, siempre me ha preocupado esta cuestión. Y aunque la situación de Andalucía no es comparable con la de otras Comunidades Autónomas u otros territorios de España (ya que los responsables políticos de mi tierra han trabajado para que nuestros pueblos tengan servicios públicos de calidad, infraestructuras y políticas de desarrollo rural que fijen la población al territorio), cierto es, que hay que tener en cuenta el envejecimiento de la población rural y de algunas comarcas de provincias como Granada, Almería o Córdoba.

La situación derivada de la tan dolorosa y trágica pandemia debe a la misma vez servir para poder transformar todas las debilidades y amenazas en fortalezas y oportunidades, y en este sentido, debemos potenciarlas, fomentarlas e impulsarlas para que sean motores de desarrollo. El teletrabajo es una de estas oportunidades que debemos potenciar, fomentar e impulsar desde los pueblos. 

Baena: el enclave del oro líquido

Mi pueblo es Baena, perteneciente a la Mancomunidad de Municipios del río Guadajoz y Campiña Este de Córdoba, pueblo milenario situado en un cruce de caminos en el Centro de Andalucía. De su privilegiada situación geográfica y sus tierras fértiles, dan muestra los numerosos pueblos que se han asentado en el mismo y los numerosos testimonios que nos han ido dejando a lo largo de la historia. Sus cerca de 300 yacimientos arqueológicos datados en el plan general, constituyen un legado muestra de su esplendor y su riqueza cultural y patrimonial.

Baena, la tierra del mejor aceite de oliva virgen extra

En Baena la naturaleza, la agricultura y la cultura conviven en una simbiosis que se materializa en nuestro mayor tesoro, el oro liquido, extraído de la aceituna, el fruto sagrado del olivo, en torno al cual gira y depende nuestra economía. La denominación de origen Aceite de Baena, de larga trayectoria apostando por la calidad, ha puesto el nombre de Baena y de su aceite en el mundo. 

Con servicios públicos de calidad

Baena continúa construyendo una sociedad que combina tradiciones con modernidad, contando con unos servicios públicos inmejorables: centro de salud y hospital comarcal a menos de veinte minutos, helipuerto para emergencias sanitarias, magníficas instalaciones deportivas, referentes de la provincia, con piscinas al aire libre y climatizada. Y como no, servicios tan importantes e imprescindibles en la actualidad como la fibra óptica, el gas Natural, etc. 

La riqueza arqueológica de Baena no deja indiferente a nadie, basta con acercarse al parque arqueológico de Torreparedones -declarado Bien del interés cultural por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía- para ver una ciudad Ibero-Romana prácticamente intacta, tal y como fue concebida hace más de 3500 años; un yacimiento vivo y en permanente cambio, en el que sigue excavándose y descubriendo los tesoros que sus tierras albergan en el interior: exvotos, toracatas, togados…

La gran historia de Baena no se habría podido escribir sin su forma de celebrar y vivir la Semana Santa. Un pueblo y una sociedad, que trabaja todo el año, para hacer de esos siete días, su identidad propia y singular: El  “judio” y el “tambor”. Y todo ello, siempre acompañado de aceite D.O. Baena y vino de la D.O. Montilla-Moriles. La cultura del aceite y una rica gastronomía mediterránea impregnan cada rincón de Baena.

Para quien le guste o tenga interés por la espeleología en Baena encontrara la Cueva del Yeso, una de las más largas de España y la única cavidad de origen hídrico existente en El Valle del Guadalquivir. Tampoco podemos olvidarnos de Albendín, “el capricho del Guadajoz”, pedanía de Baena que cuenta con unos servicios públicos e infraestructuras de primer nivel y un tesoro que permite navegar en un auténtico mar entre olivares como es “el embalse de Vadomojon” .  

El lugar ideal para teletrabajar y vivir se llama Baena

Con estas premisas no es difícil entender mi pretensión de hacer extensiva mi invitación a todos los lectores a que conozcan mi tierra, pero no como meros turistas o viajeros, sino para que piensen en ella como un lugar ideal para teletrabajar, emprender y vivir. Qué mejor lugar para trabajar y vivir que un pueblo inmerso en un mar de olivos a las puertas del Parque natural y Geoparque de la Subbetica. Un lugar que ofrece todo lo que una persona pueda necesitar para una vida diaria de calidad: servicios, naturaleza, patrimonio, gastronomía y paz. 

No hay cabida al temor de un aislamiento forzado. Nos encontramos en una situación geográfica privilegiada a una hora de Córdoba y Jaén. A hora y media de Granada y Málaga, a dos horas de Sevilla y a tres horas de Madrid en Ave. De manera que en estos días extraños se hace más imprescindible y necesario encontrar un oasis en medio de conflictos sanitarios, económicos, sociales… Baena es ese oasis de aceite virgen extra, de cultura, de servicios, de anonimato y de cercanía al mismo tiempo. 

¡Comprobadlo!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚNETE A REPUEBLO

Recibe quincenalmente las noticias más destacadas de innovación, sostenibilidad y desarrollo rural

¡Gracias! Ya te has suscrito.