Teletrabajo: los 5 motivos por los que el mundo rural debe aprovechar la oportunidad

La gran ventaja de contar con un equipo de genios es que la serendipia suele rozar la excelencia. Steve Jobs hablaba de la importancia de que las personas inteligentes le dijeran lo que tenían que hacer, y no al revés. Esto aplica posiblemente a todos los campos y gremios, pero en algunos es posiblemente más notorio, como en la comunicación.

En nuestro primer Repueblo, en la comarca norte de Gredos, tuvimos la fortuna de contar con Pavel Gómez del Castillo, maestro en el arte de juntar las palabras como esos grandes genios arman cubos de Rubik en segundos. Y es que, en gran parte gracias a Pavel, esos 10 integrantes de la prueba piloto no sólo congeniamos y nos alineamos, sino que conseguimos definir los puntos claves de nuestras intensas jornadas de trabajo. Como el artesano saca el aceite esencial de la lavanda.

Teletrabajo con vistas

Uno de los mayores aceites esenciales obtenidos fue el término que acuñamos como “Teletrabajo con vistas”. Hoy en día suena muy de tendencia, pero lo cierto es que en el primer trimestre de 2019, pocos concebían el trabajo remoto como una realidad en el corto plazo. Más bien era un sueño etéreo para las siguientes generaciones. Quizás no en Suecia o Canadá, pero si en nuestras culturas mediterráneo-latinas, en las que tanto empresas como trabajadores tenemos aún mucho que avanzar en cultura organizacional.

Pero nosotros lo tuvimos claro. Territorios como Gredos y como otros cientos de comarcas en España tienen muy difícil crear empleo y más aún empleo innovador y con alto valor añadido. Y más hoy en día, con las perspectivas económicas y sociales. No es imposible, pero el sueño de los 90s de atraer una gran fábrica al territorio está en extinción. Lo que sí pueden hacer con cierta facilidad territorios con una naturaleza y enclave privilegiado es atraer a profesionales de la ciudad, que siguen conectados a la oficina digitalmente y a la naturaleza, presencialmente. Lo mejor de ambas realidades.

El cambio de era que estamos experimentando en 2020 ha destapado el verdadero potencial del teletrabajo. Y también ha destapado la necesidad de los urbanitas de conectar con la naturaleza, con una vida más sencilla y más unidos a nuestros congéneres y vecinos. Estar confinados en el centro de las ciudades ha hecho replantearse la vida de muchos. Y los territorios deberían aprovecharse de ello.

Evidentemente, esta no es la solución definitiva para fijar población y cambiar la dinámica de envejecimiento de un territorio. Pero sí es un balón de oxígeno muy importante y te vamos a contar, en nuestra opinión, por qué

1. Genera economía alrededor de los teletrabajadores

Independientemente del tamaño y número de habitantes del municipio, atraer a teletrabajadores que perciben su remuneración en otros lugares tiene la ventaja del turismo: el capital generado en otro lugar se queda en el territorio. Pero, además, tiene las ventajas de fijar y atraer población, más a largo plazo del turismo.

Cuando un grupo de trabajadores se muda por teletrabajo consumirán la mayoría de sus bienes y servicios en la localidad donde viven. Y, por supuesto, tendrán necesidades no cubiertas, lo que de manera orgánica generará la aparición de su oferta correspondiente. Empleo, emprendimiento y vida.

2. Se crean ecosistemas más abierto

Posiblemente la mayor ventaja histórica de los flujos migratorios a lo largo de los siglos ha sido el mestizaje, la aportación de nuevas ideas, técnicas y costumbres y la mejora de los procesos. Cuando un territorio recibe nuevos habitantes, con otra visión, otro pensamiento, la serendipia es posible.

El mundo rural permite a los urbanitas conectar, ir más despacio y dedicar tiempo en comunidad. Sin duda eso aporta nuevas ideas a los comercios locales, se detectan oportunidades latentes que no estaban definidas y se amplía el espectro geográfico y cultural de los habitantes nuevos y antiguos.

3. Mejora la imagen de marca del territorio

La importancia de la comunicación hoy en día es brutal. El territorio no sólo debe crear la comunidad y tener grandes ventajas para vivir y emprender, sino que debe comunicarlo. Una herramienta de comunicación efectiva y gratuita es el propio teletrabajo. Los habitantes “remotos” serán magníficos embajadores entre sus contactos, entre sus colegas y, por supuesto, en las redes sociales.

Además, se generan historias de éxito poderosas para medios de comunicación, que potencialmente pueden atraer a otros pobladores, a turistas, a curiosos y mejorará la excelencia del territorio.

4. Permite estar en el “punto de mira” de empresas

Nos consta que muchas empresas van a empezar a fomentar la deslocalización de sus empleados. El Covid ha sido un excelente banco de pruebas que muchas empresas han superado con éxito. Y las empresas han comprendido el potente ahorro de costes que lleva no tener oficinas, ni cientos de reuniones, comidas de empresa o traslados.

Pero para cierto nivel profesional, se enfrentan ante la diáspora de cómo garantizar un buen nivel de vida, felicidad y productividad para sus directivos y mandos intermedios. Los territorios que sepan aprovechar la oportunidad y conecten con empresas para posicionarse a la hora de atraer a su talento a teletrabajar, liderarán un cambio de tendencia y, además, estarán en la mente de las corporaciones para generar negocios futuros.

5. Ayuda a mejorar los servicios públicos y la conectividad

Los territorios que pierden población pierden servicios. Y con menos servicios, más difícil es atraer población, empresas e inversión. Es la pescadilla que se muerde la cola. Por el contrario, las administraciones públicas tienden a dirigir el gasto público a lugares con mejores perspectivas. Si nueva población viene, en colaboración con empresas, los municipios tienen mucho más fácil solicitar inversiones para satisfacer las necesidades de su población, creciente y con una dinámica expansiva

Por supuesto, hoy en día la conectividad (a internet) es más importante que las conexiones (de movilidad), pero no es el único requisito de los nuevos pobladores. Escuelas, deporte y salud son piezas básicas para decidir mudarnos. Afortunadamente y pese a lo que el imaginario colectivo (y los prejuicios de ciudad) indican, hay muchos territorios que todavía ofrecen estos servicios. Como por ejemplo, la comarca de Andorra-Sierra de Arcos, en Teruel y que en Repueblo tan bien conocemos.

3 Comentarios

  1. Luis Carmona Horta

    Muy buena reflexión, necesario que se vaya cristalizando una vuelta al campo en pos de una nueva humanidad, feliz y sostenible

    Responder
  2. Marta

    Esta es la forma de repoblar la España Vaguada.Además se conseguirá evitar los precios abusivos en grandes ciudades, hacinamientos , y ganaremos en calidad de vida conectados con la naturaleza.
    También evitaremos perdidas de tiempo en el transporte, atascos,accidentes de tráfico… y podremos vivir en la casa con jardín y animales, que siempre hemos soñado y que no podíamos pagar en una gran ciudad.
    Las empresas se ahorrarán el alquiler del local.
    Sólo hace falta tener una regulación para tener una seguridad jurídica y nos podamos a atrever a alquilar una casa fuera de la sede del trabajo, sin miedo a que cambie la empresa de opinión y se puedan hacer contratos de arrendamiento de vivienda anuales.

    Responder
  3. Marta

    Vaciada

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. ☝️6 estereotipos del mundo rural que deberíamos eliminar - Repueblo - […] con la imparable tendencia del teletrabajo en medios rurales, van a surgir oportunidades en servicios y soluciones tecnológicas fruto…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayúdanos a devolver al entorno rural la vida que merece

Déjanos tu email y nos pondremos en contacto contigo. 

Juntos seremos capaces de devolver el espíritu emprendedor a los pueblos.

Hemos recibido tu petición correctamente. ¡Gracias!